14 diciembre, 2010

Suenan las III..

SUENAN LAS III



La grande habitación
que el grande espejo
agranda más.
Sobre la antigua consola,
el viejo reloj de bronce
bajo el fanal de cristal;
y penumbras y friolencias
en que la poquedad
de mi lámpara,
no basta a evaporar
el frío de mi soledad.
Escenas y efemérides vacías;
lógicas y rebeldías
intrincadas en lances de episodios
que baraja en su código el azar:
Proceso nocturnal de hora callada
en la que el alma ya no espera nada,
porque fuera impudor el esperar.
Anémica la lámpara vacila;
afuera sopla el viento.
Se perfila la noche y se acelera.
Y en despertar soñoliento,
como arrastrando los pies,
sonámbulo el reloj balbuce lento:
Una,
dos,
tres.

Francisco González León.
(De mi libro de horas)